Cómo cuidar la piel durante y después del embarazo

Compartir:

La piel durante el embarazo, puede sufrir algunos cambios que suelen incomodar a la mujer en el aspecto estético, tales como las manchas en la cara, estrías en el abdomen, caderas y senos, sin embargo pueden evitarse de forma sencilla y efectiva siguiendo las siguientes recomendaciones.

Uno de los problemas de la piel que más preocupan a las mujeres embarazadas, son las estrías, que como ya se sabe, suelen aparecer por el estiramiento de la piel del abdomen durante el crecimiento del bebé, dejando estas marcas en forma de pequeñas cicatrices, nada estéticas y de forma permanente.

Todas las mujeres embarazadas, esperan llegar al término de esta etapa sin estas molestas marcas, las cuales dependerá de su genética, es decir, el tipo de piel varía en cada persona y así también algunas tendrán más tendencia que otras a la aparición de estrías.

A pesar de que abunda información acerca de remedios caseros para deshacerse de las estrías, estos realmente no funcionan, la clave en realidad es la prevención. Para ello la humectación y la hidratación son las medidas efectivas para evitarlas, teniendo también en cuenta, por supuesto, la alimentación y un aumento de peso moderado.

Hidratación

Tomar agua es la mejor forma de mantener una piel hidratada, sobre todo en época de calor cuando aumentamos la sudoración. También se debe tener en cuenta la pérdida de fluidos mediante la orina, que suele ser más frecuente en el embarazo.

Humectación

Humectar la piel con cremas y lociones desde el primer mes de embarazo es vital para la prevención de estrías. Hoy en día existen cremas en el mercado especialmente creadas para evitarlas y atenuarlas, sin embargo, una buena crema hidratante con vitamina A y E será suficiente, aplicándola de 2 a 3 veces al día.

Manchas

En cuanto a las manchas de la piel durante el embarazo, suelen aparecer en la cara, esto se debe al incremento de la melanina causado por los estrógenos y la progesterona. Esta hiperpigmentación aparece en más del 50% de las mujeres embarazadas en los últimos meses de gestación.

Aunque en la mayoría de los casos estas manchas son reversibles después del embarazo, también se puede evitar y atenuar con el uso a diario de un protector solar de amplio espectro SPF 55, o más, si se está expuesta al sol como en la playa en el campo.

Si se estás en la playa o piscina es necesario usar un protector más potente, resistente al agua y aplicarlo cada 3 horas. Si ya han aparecido estas manchas, se recomienda no exponerse al sol en las horas de la mañana hasta al menos la 13:00 h y por supuesto no usar bronceadores.