Distintas formas de nacer

Compartir:

Entre las 37 y las 42 semanas de gestación nos encontramos con uno de los momentos más esperados del embarazo: el nacimiento. La llegada de un hijo o hija es un acontecimiento que despierta mucha emoción.

Es recomendable conocer el lugar donde será el parto y aprovechar esa oportunidad para hacer consultas respecto a cuáles serán los procedimientos y como prepararse para este momento. Por lo que les recomendamos solicitar una visita guiada con nuestras ejecutivas de atención.

Solicita tu visita guiada aquí

Nuestro Parto Personalizado respeta los ritmos fisiológicos de la mujer y su hijo/a, y provee un ambiente de privacidad física y emocional para la madre, el niño/a y su familia. Un compromiso que Clínica Cumbres del Norte tiene a su disposición.

Los bebés nacen vía parto vaginal, un proceso natural propio de las mujeres; o por cesárea, un procedimiento quirúrgico que se debe realizar sólo en casos específicos, indicados por el médico.

La mayoría de los partos debieran ser por vía vaginal y de manera natural, y sólo una mínima parte debiera terminar en cesárea. Para el parto vaginal se pueden utilizar distintas posiciones:

De espalda horizontal

Esta posición ha sido la más utilizada en los últimos años. Permite a la matrona y/o al médico realizar las maniobras de asistencia al parto con mayor facilidad.

Sin embargo, es la posición menos recomendada para lograr un parto normal, dado que no facilita una mayor apertura del canal de parto y la mujer no puede ver como nace su hijo o hija.

De espalda semi sentada

La posición semi sentada en horizontal es una buena alternativa para el parto, tanto para el trabajo del médico y/o matrona como para la madre, ya que le permite estar cómoda durante el pujo y visualizar el parto.

En cuclillas

La posición en cuclillas puede efectuarse a nivel de suelo o sobre la misma camilla. Como es una postura de parto vertical, la mujer puede recostarse entre cada contracción para relajarse y recuperar energías.

Sentada sobre un taburete

Esta posición aprovecha la fuerza de gravedad para lograr una mayor dilatación durante la fase activa del parto, que es cuando la mujer debe pujar. Además, permite que quien acompañe a la madre tenga un rol más activo y de mayor ayuda.

En Clínica Cumbres del norte si las condiciones médicas lo permiten, el bebé puede estar inmediatamente en contacto piel a piel con su madre en el caso de parto vaginal, en caso de cesárea el primer contacto lo realizará con su padre o madre dependiendo de las condiciones de ésta. Este acto es percibido por el bebé como una bienvenida llena de amor favorable para su desarrollo.

Te invitamos a ser parte de una experiencia única en Antofagasta, con un modelo de atención exclusivo de clínica Cumbres del Norte.