Embarazo: ¿Cuándo debe consultar en la Urgencia de Maternidad?

Compartir:

Clínica Cumbres del Norte cuenta con un Servicio de Urgencia de Maternidad en Antofagasta que atiende las 24 horas del día, todos los días de la semana.

Este servicio se encarga de atender a las mujeres que presenten situaciones de urgencia ginecológica o asociadas al parto.

Durante el embarazo, cualquier situación que ponga en riesgo a la madre o al hijo debe ser consultada de inmediato.

¿Cuáles son urgencias en el embarazo?

Junto con verificar los movimientos fetales y que las contracciones no aumenten antes de tiempo, las siguientes situaciones deben poner en alerta a la mujer que espera un hijo:

Sangrado vaginal y dolor abdominal

En los primeros tres meses de embarazo pueden ser indicadores de un aborto. En la mayoría de los casos, sin embargo, se explica por el proceso de nidación del embrión y el embarazo continúa su curso normal.

A partir del segundo trimestre puede deberse a:

Placenta previa. Es decir, la placenta obstruye el canal del parto. El sangrado genital no es muy importante, es de color rojo vivo y hay poco dolor abdominal. Se ve con más frecuencia en mujeres que han tenido muchos hijos, tienen úteros con tumores, cicatrices uterinas previas y embarazos múltiples.

Desprendimiento prematuro de placenta. Se acompaña de una fuerte contracción uterina, dolor abdominal agudo y mayor cantidad de pérdida de sangre.

Rotura uterina.
Ocurre en el tercer trimestre del embarazo en mujeres con cesáreas previas o extirpación de miomas. Es poco frecuente y se manifiesta con dolor abdominal súbito y sangrado genital.

En estos casos, pida ayuda para que la trasladen lo antes posible al Servicio de Urgencia, ojalá en posición horizontal.

Embarazo ectópico

El embrión se anida fuera del útero. El más frecuente es el embarazo tubárico: como la trompa no está capacitada para distenderse, se rompe produciendo hemorragia intraabdominal, que causa mucho dolor y tendencia al desmayo.

Rotura prematura de membrana

Contracciones uterinas mas frecuentes, tos crónica, traumatismos por caídas o embarazo con dispositivo intrauterino pueden hacer que se rompa la bolsa de líquido amniótico antes de tiempo.
Ocurre en un 10 por ciento de los embarazos y se identifica como la pérdida involuntaria de líquido a través de los genitales en cantidad variable, de aspecto transparente, tibio y con olor a cloro. Es más frecuente en el tercer trimestre, pero también ocurre en el segundo. La situación se puede ver agravada por la caída del cordón umbilical a través de la vagina. Se debe acudir inmediatamente al Servicio de Urgencia acostada.

Fiebre, intoxicaciones e infecciones

Enfermedades de la madre pueden tener consecuencias en el hijo y el desarrollo del embarazo. Hay que tener mucho cuidado con la fiebre, que puede indicar la existencia de un cuadro infeccioso. Infecciones urinarias, como la cistitis, se caracterizan por un aumento de la frecuencia, dolor y ardor para orinar, y pueden favorecer las contracciones.

En el caso de las intoxicaciones por monóxido de carbono, la guagua es muy vulnerable, ya que su oxigenación es muy baja.

Traumatismos

Siempre hay que consultar ante caídas o accidentes de tránsito. Lo más probable es que la guagua no tenga problemas, pero puede haber un desprendimiento de placenta. Además hay que verificar posibles esguinces de la madre, cuyos ligamentos están más elásticos durante el embarazo.

Alza de presión arterial

La hipertensión, acompañada de edema (hinchazón), dolor de cabeza intenso, visión de puntos brillantes, zumbido en los oídos y a veces dolor sobre el ombligo, son síntomas de preeclampsia. Un cuadro de extrema urgencia, que si no se trata puede derivar en eclampsia, con convulsiones y alteración de la conciencia.