Embarazo saludable durante el verano

Compartir:

En Antofagasta durante el verano el calor de estos meses puede producir cansancio y desgano en las mujeres embarazadas, aún más si están en los últimos meses de gestación.

Si bien el cuidado del sol no es algo exclusivo de las embarazadas, hay que recalcar que durante la gestación es necesario ser aún más cuidadosa. Debido a que durante el embarazo se produce una hiperpigmentación en ciertas zonas de la piel, especialmente en la cara, que se conoce como cloasma, lo que puede verse incrementado por efecto del sol, produciendo unas manchas oscuras que incluso podrían mantenerse después del parto.

Otro punto a considerar es el de descansar lo suficiente. Las altas temperaturas aumentan la sensación de falta de energía, es recomendable que duerman al menos ocho horas al día, y si es posible, poder dormir una siesta durante la tarde. Se debe reconocer los síntomas de los que se conoce como “golpe de calor”, que también puede producir cansancio o sueño, desgano, falta de aire, taquicardia o palpitaciones debido a una baja de la presión arterial.

Es recomendable realizar alguna actividad física moderada durante la mañana o una vez que baje el sol.

Es muy importante una buena hidratación. Se recomienda tomar cerca de 2 litros de agua al día durante el embarazo, y esto aumenta a 250 cc de agua por cada hora que se pase al sol. Es necesario mantener la hidratación porque recordemos que el agua cumple una función muy importante, es la encargada de llevar al bebé los nutrientes necesarios para su desarrollo.

Un signo de estar bien hidratada es tener una orina de color claro y no amarillo oscuro. Además, el agua permite mantener regulada la temperatura corporal y evitar así un golpe de calor.

Comidas livianas, evitar las frituras y las comidas muy pesadas, preferir los alimentos bajos en grasas y que tengan un buen aporte de proteínas.

Además, durante el verano existen múltiples opciones de frutas y verduras que debemos aprovechar para la salud y para el desarrollo de tu hijo que viene en camino. Según los especialistas, estas deben ser el principal componente de la alimentación durante el embarazo, debido a que entregan distintas vitaminas y minerales. Por ejemplo, la vitamina C, que se encuentra en muchas frutas y vegetales, ayuda a absorber el hierro, y los vegetales de color verde oscuro tienen vitamina A, hierro y folato, que son otros de los nutrientes importantes durante el embarazo.

Las frutas también favorecen la hidratación y su alto contenido de fibra ayuda a combatir el estreñimiento, muy común en el embarazo.

Debemos evitar las carnes y pescados crudos, la mayonesa y los embutidos artesanales, por el riesgo de contraer infecciones gastrointestinales.

Esperamos que estos simples consejos sean de su ayuda para poder disfrutar de un embarazo de manera saludable durante el verano.